«Y yo me suscitaré un sacerdote fiel, que haga conforme a mi corazón y a mi alma». 1 Samuel 2:35

A Dios no le interesan las exhibiciones aparentes de piedad, sino que Su Espíritu more en el corazón de hombres y mujeres de santidad. Por eso el apóstol Pablo advirtió en 2 Timoteo 3:5, «Que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a estos evita».

Esto está más claro que nunca en los libros de 1 Samuel 3 y 4. Los hijos de Elí llevaron el Arca de la Alianza al campo de batalla, pensando que les daría la victoria sobre sus enemigos, pero la impureza de sus corazones no pudo llevar la presencia de Dios y sufrieron una gran derrota y resultaron asesinados.

Incluso el arca de la alianza fue capturada, sin embargo, la pureza, la gloria y la santidad de la presencia de Dios son incorruptibles. Conocer a Dios no es solo ver sus obras sino aprender sus caminos y los caminos de Dios no son nuestros caminos. No podemos instruir a Dios en el camino que debe seguir ni tratar de atraer a Dios a nuestra mente. Más bien, cuando oramos, debemos acercarnos a Su mente, a Su corazón, a Su propósito. El plan y propósito de Dios era y es llevarnos al arrepentimiento y a la fe, no usar Su nombre como un amuleto o un símbolo.

Hoy en día, ya no somos conscientes de nuestro pecado, limitaciones y defectos. Por eso nos rebelamos a la santidad de Dios y acudimos a Su presencia sólo para pedirle sanidad, liberación, prosperidad y bendición. Debemos saber que Jesús conoce quiénes somos, incluso cuando venimos con nuestras peticiones.

Puesto que Jesús te conoce, Él te ama y desea morar en tu corazón por fe a través de Su Espíritu (Efesios 3:17). Debemos ser guiados por el poder del Espíritu Santo, para que no pidamos equivocadamente con el fin de manipular a Dios para que dé su aprobación a nuestros motivos egoístas, clásicos y materiales. Es nuestro corazón Su lugar de morada, no cualquier símbolo del exterior.

DIOS PUEDE USAR A CUALQUIER PERSONA

A veces nuestras vidas están tan centradas en lo que nosotros mismos estamos atravesando: cómo nos va, cómo nos tratan, cómo es nuestra situación, que olvidamos que Dios no mira a las personas de la misma manera que nosotros. Él tiene el corazón de todos los hombres en Sus manos y puede utilizar a cualquier persona para llevar a cabo Su propósito.
Alguien que hoy ves como un aguijón en tu carne puede ser tu ayudador mañana, por eso el mañana es un misterio.

LOS GRANDES HOMBRES TIENEN GRANDES HÁBITOS

«El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente (Salmos 91:1)».
Perseguido como ningún otro, nunca respondiste a los críticos y detractores, sino que te entregaste a la oración y permaneciste fiel a Jesucristo hasta el final, el 5 de junio de 2021, haciendo todo aquello por lo que naciste, por lo que viviste y por lo que moriste: ¡un compromiso con sacrificio con el Evangelio de Jesucristo!
Hemos aprendido de ti lo que significa vivir para agradar a Dios y no para agradar al hombre: hacer de corazón la voluntad de Dios.

ÉL TE DARÁ AQUELLO QUE NO HAS PEDIDO

«Y le dijo Dios: Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia para oir juicio, he aquí lo he hecho conforme a tus palabras; he aquí que te he dado corazón sabio y entendido, tanto que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú». 1 Reyes 3:11-12
A Dios le agradó que Salomón pidiera sabiduría divina para llevar a cabo la tarea que Dios le había encomendado en lugar de riquezas terrenales o fama, y le bendijo más de lo que podía imaginar.
Del mismo modo, Dios pone a prueba nuestros corazones para recompensarnos, para ver lo que verdaderamente buscamos.