«Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará. Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor». «. 2 Corintios 3:16-18

Cuando abordamos un avión para emprender un vuelo vemos personas diferentes, de distintas razas, culturas, creencias. Antes de iniciar el viaje, ninguno de los pasajeros pregunta sobre la religión o identidad étnica de los pilotos, tripulación y mucho menos de los demás pasajeros. En este caso, los prejuicios no cambiaran la decisión de emprender el viaje.

¿Porque los prejuicios constituyen una barrera entre nosotros y los pasos importantes que podemos dar en nuestra vida?

Uno de los mayores obstáculos para tener una relación armoniosa son los prejuicios. Si resolvemos nuestras diferencias con los demás tal como lo hizo Jesús, se derribarán todas las barreras de prejuicios. Aprendamos de Jesús y de la mujer samaritana en Juan 4.

El primer obstáculo con el que se enfrentó Jesús fue la barrera del prejuicio. Jesús quería revelarse, pero había un obstáculo: los prejuicios. Jesús no comenzó diciendo «Yo soy El Mesías». Primero tuvo que traerla a la convicción. La verdad solo puede afirmarse en nuestro corazón a través de la convicción. Así que Jesús tuvo que iniciar la conversación desde el punto de vista natural. Él sabía que, si ella podía creer lo natural, sería capaz de ver la conexión entre lo natural y espiritual. Esta es la razón principal por la cual Jesús utilizó parábolas. Para ver esa conexión, se necesita un entendimiento o discernimiento espiritual.

La mujer venía a buscar agua natural, este fue el enfoque que Jesús utilizo para iniciar la conversación. Primero Jesús cruzo la barrera diciendo: «Dame de beber». ¿Por qué buscamos agua? Para satisfacer la necesidad de sed. Entonces Jesús le dijo: «cualquiera que beba de esta agua volverá a tener sed, pero el que beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás». Las palabras de Jesús despertaron la atención y el interés de la mujer y dijo: «dame de esa agua». ¿A qué tipo de agua se refería Jesús? El agua que proporciona la solución permanente no es agua ordinaria, y necesita ser discernida e ingerida espiritualmente. La mujer necesitaba que sus ojos y entendimiento espiritual fueran abiertos. El mismo Dios que le abrió los ojos a Agar para que viera el pozo que le salvo la vida es el mismo Dios que le abrió los ojos y el entendimiento espiritual a la mujer samaritana para discernir el verdadero pozo del que brota agua viva.

La mirada de Jesús hacia su corazón reveló los verdaderos problemas de su vida y la mujer se sorprendió al oír cómo se desvelaban los secretos de su corazón. Su enfoque cambió. Ella vio en Jesús a un profeta, y una persona espiritual. La mujer le dijo a Jesús que el único que podía abrirle los ojos era el Mesías al cual ella había estado esperando «Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando Él venga nos declarara todas las cosas». (Juan 4:25)

Al ver Jesús que ella le prestaba atención, le revelo «Yo Soy, Yo soy el Mesías».

La revelación quito el velo de los prejuicios, con esto llego el entendimiento espiritual y ella quedo convencida en su corazón.

Pídele al Espíritu Santo que quite de tu corazón el velo de los prejuicios humanos para que puedas ver las cosas desde la perspectiva de Cristo.

DIOS PUEDE USAR A CUALQUIER PERSONA

A veces nuestras vidas están tan centradas en lo que nosotros mismos estamos atravesando: cómo nos va, cómo nos tratan, cómo es nuestra situación, que olvidamos que Dios no mira a las personas de la misma manera que nosotros. Él tiene el corazón de todos los hombres en Sus manos y puede utilizar a cualquier persona para llevar a cabo Su propósito.
Alguien que hoy ves como un aguijón en tu carne puede ser tu ayudador mañana, por eso el mañana es un misterio.

LOS GRANDES HOMBRES TIENEN GRANDES HÁBITOS

«El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente (Salmos 91:1)».
Perseguido como ningún otro, nunca respondiste a los críticos y detractores, sino que te entregaste a la oración y permaneciste fiel a Jesucristo hasta el final, el 5 de junio de 2021, haciendo todo aquello por lo que naciste, por lo que viviste y por lo que moriste: ¡un compromiso con sacrificio con el Evangelio de Jesucristo!
Hemos aprendido de ti lo que significa vivir para agradar a Dios y no para agradar al hombre: hacer de corazón la voluntad de Dios.

ÉL TE DARÁ AQUELLO QUE NO HAS PEDIDO

«Y le dijo Dios: Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia para oir juicio, he aquí lo he hecho conforme a tus palabras; he aquí que te he dado corazón sabio y entendido, tanto que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú». 1 Reyes 3:11-12
A Dios le agradó que Salomón pidiera sabiduría divina para llevar a cabo la tarea que Dios le había encomendado en lugar de riquezas terrenales o fama, y le bendijo más de lo que podía imaginar.
Del mismo modo, Dios pone a prueba nuestros corazones para recompensarnos, para ver lo que verdaderamente buscamos.