«Entonces David respondió a Mical: Fue delante deJehová,quien me eligió en preferencia a tu padre y a toda tu casa, para constituirmepor príncipesobre elpueblo de Jehová, sobre Israel. Por tanto, .danzaré delante de Jehová. Y aun me haré más vil que esta vez, y seré bajo a tus ojos; pero seré honrado delante de las criadas de quienes has hablado».




2 Samuel 6:21-22




David fue llamado un hombre conforme al corazón de Dios, quien siempre se enfocó en honrar a Dios.  Cultivó el hábito de incluir a Dios en sus decisiones y  nunca dudó de Su Fuente: ¡Dios! A lo largo del libro de los Salmos, David recordaba constantemente la bondad de Dios en su vida. Nunca olvidó que fue Dios quien lo llevó de estar detrás de las ovejas, la posición más baja en la sociedad, a la posición más alta como rey de Israel. Sabía que su propio padre Jesé no lo tenía en mente como rey, sino Dios. Por lo tanto, él puso a Dios en primer lugar en todo. El corazón y la mente de David estaban determinados a honrar a Dios antes que a sí mismo y sus acciones reflejaban esa convicción. Su gozo puro ante el Señor era la de un niño.

La Biblia nos dice enTito 1:15 que, «Todas las cosas son puras para los puros, más para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas».

La diferencia entre el rey Saúl y el rey David muestra claramente que servir, adorar y alabar a Dios es cuestión de compromiso y no de sacrificio. Para aquellos que, como Saúl, no se han comprometido a honrar a Dios, cualquier cosa puede ser fuente de ofensa y distracción.

El corazón y la mente de David estaban totalmente entregados al Señor. Nunca puso nada por encima de Dios. Cada vez que David entraba en la presencia de Dios, dejaba caer reverentemente su manto de rey y se ponía de rodillas.

Aprendamos de David, que estaba dispuesto a ser humillado ante sus propios ojos para que Dios fuera honrado. Pregúntate a ti mismo: ¿Qué lugar ocupa honrar a Dios en tu lista de prioridades? ¿Le das gracias por todo lo que ha hecho en tu vida, a lo largo de todo el camino? Mientras que los hombres miran el exterior, Dios mira los motivos del corazón. En lugar de preocuparte por la opinión de los demás sobre ti, deja que el motivo de tu corazón cada día sea honrar a Dios antes que a ti mismo.

ÉL TE DARÁ AQUELLO QUE NO HAS PEDIDO

«Y le dijo Dios: Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia para oir juicio, he aquí lo he hecho conforme a tus palabras; he aquí que te he dado corazón sabio y entendido, tanto que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú». 1 Reyes 3:11-12
A Dios le agradó que Salomón pidiera sabiduría divina para llevar a cabo la tarea que Dios le había encomendado en lugar de riquezas terrenales o fama, y le bendijo más de lo que podía imaginar.
Del mismo modo, Dios pone a prueba nuestros corazones para recompensarnos, para ver lo que verdaderamente buscamos.

ESCRITO EN EL CIELO

«Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos». Lucas 10:20
Cuando los setenta y dos discípulos regresaron con alegría de su misión, Jesús les advirtió que la fuente de su gozo no debía provenir de los resultados visibles del poder del Espíritu, sino del mismo Espíritu Santo, quien nos ha sellado para Cristo y ha escrito nuestro nombre en el Cielo.

REVÍVEME

«Mientras tengas el don de la vida, asegúrate de que tu espíritu revive y esto es algo que sólo el Espíritu de Dios puede hacer a través de Su Palabra, que es espíritu y vida (Juan 6:63).

* ¡Oh Espíritu Santo, aliento de Dios, insufla en mí el aliento de Dios!
* ¡Oh Espíritu Santo, por quien fueron creadas todas las cosas, crea en mí una vida nueva, un nuevo comienzo!».