EL PODER DE LA RENDICIÓN


«El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará».


Mateo 10:39

Cuando Jesús vino a la tierra, Su mensaje iba en contra de todo lo que habían escuchado, desafiaba el statu quo e invertía el orden. Es la revelación de Jesús la que nos enseñó que el secreto de la fuerza está en la debilidad, porque cuando eres débil entonces eres fuerte. (2 Corintios 12:10) Es la revelación de Jesús que nos enseñó que el secreto de la bendición está en la pobreza, «Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos». (Mateo 5:3)

Los actos de fe no son sino actos de rendición, al ponerle un absoluto fin a nuestro propio camino, a nuestro propio trabajo, a nuestro propio pensamiento para descansar en el amor, la sabiduría y el poder de Dios. Eso es lo que Jesús nos mostró cuando entregó Su vida por nuestra salvación.

Jesús era capaz de bajar ileso de la Cruz, pero sabía que a veces tenemos que hacer lo que odiamos para crear algo que amamos. Él sabía que hay un gran poder en la rendición.

EL COSTO EL VALOR

«El costo de lo que has renunciado por Dios es lo que hace que Su relación sea tan valiosa para ti. Si examinas tu vida, sabrás que si luchas por algo no lo querrás perder».

EN LAS MANOS DEL ALFARERO

«La mano que te formó del polvo,
Es la mano que enciende el fuego para derretirte,
Es la misma mano que te reconstruye piedra a piedra,
Y que te llena de nuevo».

OJOS PARA VER

«A menos que nuestros ojos espirituales se abran, seguiremos sirviendo a un Dios que no conocemos como los gobernantes religiosos de la época. ¿Cómo se puede honrar a Jesús cuando lo miramos por vista y lo oímos con los oídos? Sólo la fe le agrada a Él».