«Y habiendo esperado con paciencia, alcanzó la promesa».




Hebreos 6:15





Nadie se pone a construir una casa sin herramientas y sin embargo, ¿por qué muchos de nosotros afrontamos el camino de la vida sin las herramientas necesarias para salir fortalecidos? La paciencia, la perseverancia y la resistencia son las herramientas de un hombre y una mujer de fe.

En esta generación instantánea en la que estamos acostumbrados a tener lo que queremos con sólo pulsar un botón, estas virtudes rara vez se celebran. Pero pregunta a Abraham y a Sara y te dirán que la fe va unida a la paciencia para heredar la promesa de Dios para tu vida.

No olvides la promesa de Dios para tu vida. Si tu situación actual no concuerda con esa imagen de Dios, no pierdas la esperanza.

¿Estás tentado a escuchar la voz de tu situación trayendo dudas a tu corazón?

La paciencia se convierte en nuestra protección contra las murmuraciones del adversario. La primera lección de paciencia es aprender a considerar las pruebas como un motivo de alegría. El amor que das, el perdón que muestras, la paciencia y la tolerancia que adornan tu vida seguramente producirán mucho fruto, quizá mucho después de que te hayas olvidado de ellas. Dios nunca olvida. ¡Dale tiempo a Dios!

Cuando eres paciente, descubres la presencia de Dios, porque en la espera, ¡Dios está obrando!





EL PILOTO AL MANDO

«Los que sirven a Dios con el corazón son los que permiten que Dios haga nacer los deseos de su corazón. Estos son los que ponen a Dios donde realmente pertenece: ¡no en el compartimiento de equipaje, no en clase económica, no en clase de negocios, no en primera clase, sino en la cabina del piloto! Para ellos Dios ES EL PILOTO AL MANDO. Su corazón es la cabina donde Dios habita y traza el plan de vuelo: Dios decide el destino y el itinerario que conduce con seguridad a ese lugar en el tiempo señalado por Dios».

LO MÁS PRECIOSO

«Si viéramos las cosas como Dios las ve, veríamos el inmenso valor del carácter divino que proviene de amar a Dios y evitar el mal. De hecho, es lo más precioso que poseemos a los ojos de Dios».

LA CITA DE DIOS EN EL DESIERTO

«Pregúntale a alguien y te dirá que anhela escuchar a Dios, tener un encuentro personal con Él, conocer Su voluntad y dirección para su vida. Pero muchos de nosotros no nos damos cuenta de que a veces Dios nos da una cita en el desierto».