«y todo lo que no proviene de la fe, es pecado».



Romanos 14:23

¿Qué es la fe? La fe es del corazón del hombre, el cual es el punto de comunicación del Espíritu Santo. Cuando las personas trabajan duro con toda su fuerza, mente y poder, piensan que hacen el trabajo desde su corazón. Es muy fácil para las personas afirmar que algo es de su corazón. «porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos». (1 Crónicas 28:9) No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos. (Zacarías 4:6)





Nunca vinimos a este mundo por nuestro deseo, sino que fue el diseño de Dios que llegáramos a existir. Por lo tanto, todo lo que suceda a continuación debe ser por diseño y voluntad de Dios. El hombre ha sido creado para la gloria de Dios. (Isaías 43:7) Esto significa que la inspiración de Dios debe alumbrar cada etapa de la vida. Una vez que recibimos la inspiración, nos interesa aceptarla y estar convencidos en nuestro corazón. Una vez convencidos, actuamos en consecuencia para la gloria de Dios, para el propósito por el cual Dios nos ha creado. En cada paso que demos, en cada decisión que tomemos en esta vida, seamos capaces de decir: «Esto viene de mi corazón, para gloria de Dios».

¿Sabes que eres una obra maestra de oro de Jesús, hecha para la gloria de Dios? Para que el oro sea oro, tiene que pasar por el horno. Lo que necesita el oro para ser oro es lo que necesitamos nosotros para ser una obra maestra de oro de Jesús; eso es una prueba de fe. Nuestras pruebas pueden ser las pruebas de la vida o la tentación. En el momento de la convicción, el corazón debe saber si lo que se ha hecho proviene de la fe o no. Ahora la pregunta es: En la hora de la tentación, ¿estará allí tu fe para alabar tu obra o para condenarla? No lo olvides, cualquier cosa que un hombre diga puede liberar o negar lo que cree en su corazón. En referencia al estándar de Dios, superar esta prueba te calificará como una obra maestra del oro de Jesús.



«Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente». (Romanos 14:5)





EL PILOTO AL MANDO

«Los que sirven a Dios con el corazón son los que permiten que Dios haga nacer los deseos de su corazón. Estos son los que ponen a Dios donde realmente pertenece: ¡no en el compartimiento de equipaje, no en clase económica, no en clase de negocios, no en primera clase, sino en la cabina del piloto! Para ellos Dios ES EL PILOTO AL MANDO. Su corazón es la cabina donde Dios habita y traza el plan de vuelo: Dios decide el destino y el itinerario que conduce con seguridad a ese lugar en el tiempo señalado por Dios».

LO MÁS PRECIOSO

«Si viéramos las cosas como Dios las ve, veríamos el inmenso valor del carácter divino que proviene de amar a Dios y evitar el mal. De hecho, es lo más precioso que poseemos a los ojos de Dios».

LA CITA DE DIOS EN EL DESIERTO

«Pregúntale a alguien y te dirá que anhela escuchar a Dios, tener un encuentro personal con Él, conocer Su voluntad y dirección para su vida. Pero muchos de nosotros no nos damos cuenta de que a veces Dios nos da una cita en el desierto».