La fe es una semilla que viene de dentro. Si analizas la historia de los israelitas desde su rescate de la esclavitud en Egipto hasta su viaje a la tierra prometida y las generaciones que siguieron, verás que la fe no viene de cosas externas. Como pueblo elegido de Dios, fueron testigos y experimentaron más milagros, señales y maravillas que cualquier generación anterior o posterior y sin embargo sus corazones se apartaron de Dios.

Ocuparse de lo que vemos o sentimos directamente contradice el mandato que Dios nos ha dado: caminar por fe y no por vista. (2 Corintios 5:7).

Caminar por fe es una decisión del corazón porque la fe es un corazón que cree en Dios en cada circunstancia de la vida. La fe está relacionada con dos realidades que no podemos ver con nuestros ojos naturales, es decir Dios y la Palabra de Dios. Encuentras la fe en lo más profundo de tu espíritu, fe para creer, fe para confiar, fe para depender sólo de Dios y de Su Palabra. Esta profunda convicción interior es la semilla de todo verdadero creyente. Y no importa lo que suceda en el exterior, la semilla permanece.

La Biblia nos dice en 1 Juan 3:9, «Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios».

Un cristiano no hace del pecado su marca registrada, o su estilo de vida. Un cristiano no vive y camina en el pecado. Porque su semilla permanece en el corazón, y eso es fe nacida de Dios.

Pídele a Jesús que riegue la semilla de la fe dentro de ti mientras permaneces en Su Palabra, en el nombre de Jesús.

DIOS PUEDE USAR A CUALQUIER PERSONA

A veces nuestras vidas están tan centradas en lo que nosotros mismos estamos atravesando: cómo nos va, cómo nos tratan, cómo es nuestra situación, que olvidamos que Dios no mira a las personas de la misma manera que nosotros. Él tiene el corazón de todos los hombres en Sus manos y puede utilizar a cualquier persona para llevar a cabo Su propósito.
Alguien que hoy ves como un aguijón en tu carne puede ser tu ayudador mañana, por eso el mañana es un misterio.

LOS GRANDES HOMBRES TIENEN GRANDES HÁBITOS

«El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente (Salmos 91:1)».
Perseguido como ningún otro, nunca respondiste a los críticos y detractores, sino que te entregaste a la oración y permaneciste fiel a Jesucristo hasta el final, el 5 de junio de 2021, haciendo todo aquello por lo que naciste, por lo que viviste y por lo que moriste: ¡un compromiso con sacrificio con el Evangelio de Jesucristo!
Hemos aprendido de ti lo que significa vivir para agradar a Dios y no para agradar al hombre: hacer de corazón la voluntad de Dios.

ÉL TE DARÁ AQUELLO QUE NO HAS PEDIDO

«Y le dijo Dios: Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia para oir juicio, he aquí lo he hecho conforme a tus palabras; he aquí que te he dado corazón sabio y entendido, tanto que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú». 1 Reyes 3:11-12
A Dios le agradó que Salomón pidiera sabiduría divina para llevar a cabo la tarea que Dios le había encomendado en lugar de riquezas terrenales o fama, y le bendijo más de lo que podía imaginar.
Del mismo modo, Dios pone a prueba nuestros corazones para recompensarnos, para ver lo que verdaderamente buscamos.