«Calla t en la presencia de Jehová  el Señor,
porque el día de  Jehová está cercano;
Jehová ha preparado sacrificio,
y ha dispuesto a sus convidados».

Sofonías 1:7

En Mateo 11:28, Jesús dijo: «Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar». Esta es la invitación de parte de Dios para orar y Su promesa para responder. Esta es la misma invitación que Jesús nos hace hoy, Él dice: «Vengan». La paz que Él da, no es como la que da el mundo, la alegría que Él nos da, no es como la que nos da el mundo.

Jesús es Aquel que busca por ti. Él está llamando tu atención. A tu alrededor hay señales que te llaman a regresar a Dios, por eso, el palpitar del Evangelio es el llamado al arrepentimiento, para que puedas consagrarte y reconciliarte con tu Creador. ¿Ha consagrado tu corazón para Él? Con frecuencia, nuestros corazones son infieles a Dios; por eso parece como si Él fuera impotente ante nuestra montaña. Cuando somos fieles, nuestro Dios es Todo poderoso y te está invitando a experimentar Su poder, Su presencia y Su paz.

Sin embargo, hoy muchos de nosotros vamos donde otros sienten la presencia de Dios, donde otros sienten Su poder, donde otros oyen Su voz. Basamos nuestra fe en la experiencia de otros y decimos: «¡Un día me pasará a mí!». Si sigues buscando tu milagro en el exterior, jamás podrás encontrarlo. ¿Estás preparado para conocer al Hacedor de Milagros? ¿Alguna vez te sentiste cerca de Dios y ahora te sientes muy distante? La oración es la ruta más corta entre tu corazón y Dios, pero ¿cuál es el estado de tu corazón?

Acepta hoy la invitación de parte de Dios y deja que Su Espíritu consagre tu corazón.

«Oh Espíritu Santo, abre el camino; haz de mi corazón un lugar para que Tú habites».

EL PILOTO AL MANDO

«Los que sirven a Dios con el corazón son los que permiten que Dios haga nacer los deseos de su corazón. Estos son los que ponen a Dios donde realmente pertenece: ¡no en el compartimiento de equipaje, no en clase económica, no en clase de negocios, no en primera clase, sino en la cabina del piloto! Para ellos Dios ES EL PILOTO AL MANDO. Su corazón es la cabina donde Dios habita y traza el plan de vuelo: Dios decide el destino y el itinerario que conduce con seguridad a ese lugar en el tiempo señalado por Dios».

LO MÁS PRECIOSO

«Si viéramos las cosas como Dios las ve, veríamos el inmenso valor del carácter divino que proviene de amar a Dios y evitar el mal. De hecho, es lo más precioso que poseemos a los ojos de Dios».

LA CITA DE DIOS EN EL DESIERTO

«Pregúntale a alguien y te dirá que anhela escuchar a Dios, tener un encuentro personal con Él, conocer Su voluntad y dirección para su vida. Pero muchos de nosotros no nos damos cuenta de que a veces Dios nos da una cita en el desierto».