LA TIERRA PROMETIDA

La asignación que Dios le dio a Moisés fue sacar a los hijos de Israel de Egipto para que pudieran entrar en la tierra prometida que Dios había planeado para ellos.

Si la relación de Moisés con Dios se hubiera basado en la entrada a la tierra prometida, se habría rendido en las aguas de Meriba tan pronto como Dios le declaró que después de un viaje a través del desierto durante 40 años, nunca pondría su pie en esa tierra prometida (Números 20:12).

Pero su relación con Dios se basaba en la suficiencia de Dios. Aunque a veces cuestionaba, dudaba e incluso se quejaba, continuaba obedeciendo la voz de Dios no por una bendición prometida, sino porque era un siervo y Dios era su Maestro.  

La verdadera tierra prometida para Moisés y para todo verdadero creyente es el Reino de Dios, es decir, la vida eterna. 

No pierdas eso de vista.

¿Estás vagando por el desierto de los altibajos de la vida?

¿Estás enfrentando las consecuencias de la desobediencia a la Palabra de Dios?

¿Estás tentado ahora mismo a quejarte o a dejar de creer en la promesa de Dios?

Recuerda, la fe no es real sin la promesa de Dios. Como dijo el apóstol Pablo en 2 Corintios 4:17,«Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria.»

La promesa de la redención, de la vida eterna es el único fin y propósito de todas nuestras actividades aquí en la tierra. Hagas lo que hagas, ¡no te pierdas esa Tierra Prometida! 

EL MAYOR MILAGRO

La mayoría de nosotros no valoramos las cosas que nos llegan de forma gratuita y, sin embargo, las cosas más grandes de la vida son gratis: el amor de Dios y el amor de corazón.

¡HOY!

Hoy, ¿puedes escuchar la voz de Dios?
¿O tu corazón está lleno con el dolor del ayer y con la incertidumbre del mañana?

FORTALEZA REAL

A menudo, Dios trabaja a través de las circunstancias de la vida: tu dificultad, enfermedad, aflicción, retroceso y tu ataque para que veas Su posición.